La comparación

Definición:

La comparación establece semejanzas y diferencias entre dos conceptos, dos objetos, dos elementos o dos realidades. Nos permite dar a entender e imaginar.

  1. Dar a entender:

Establecer semejanzas es un método de conocimiento ya que a través de la comparación de dos realidades, una conocida y otra desconocida, la desconocida deja de serlo.

  1. Imaginar

 

Comparar dos realidades y descubrir sus semejanzas y diferencias nos permite descubrir una tercera.

Vincular lo diferente como mecanismo de  comparación es la base de la creatividad. Se trata de acercar dos realidades que en la realidad no están juntas. Genera el absurdo,  el disparate, el humor y suele ser productor de literatura fantástica.

Uso como recurso literario

Sirve para aclarar un concepto o reforzar plásticamente lo que queremos decir. Consiste en relacionar algo con otra cosa que presenta una cierta semejanza. La semejanza es la condición que permite conseguir el efecto aclaratorio o plástico deseado.

En mi novela “La sal de las heridas”, por ejemplo en el primer capítulo tenemos esta comparación para reforzar plásticamente el color rojo:

El cuadro ya está casi terminado, sólo le faltan los últimos retoques que dejo para después de almorzar. Lo observo con atención y me doy cuenta que he abusado del color rojo como la sangre que navega entre mis venas, como el taburete en el que reposaba Luz, como la camiseta que llevaba Nacho el día que me dejó. Y me entra un ardiente deseo de romper el cuadro. Lo hago y al terminar me siento más tranquila, he liberado mi ira y mi frustración.

Uso como procedimiento textual

Es eficaz para trabajar dos aspectos o dos realidades en un texto narrativo, poético o ensayístico.  No es necesario recurrir al nexo comparativo. Puede utilizarse con distintos fines: componer un poema, explorar un tema, destacar elementos de un relato :  personajes, espacios, momentos…

En La sal de las heridas, mi novela que trata sobre el tema alcoholismo se establecen semejanzas entre diferentes bebidas alcohólicas y estados de ánimo de la protagonista Elisa:

  • El optimismo es un buen licor que  se bebe deprisa, lo difícil es mantenerlo en el tiempo.
  • La soledad es como el aguardiente, te quema y te atrapa con pocos sorbos que le des.
  • La ansiedad es como la rodaja de un limón de un vaso de tequila porque es con la última sensación que te quedas después de haberte quemado por dentro. Sensación ácida que te desintegra la lengua y los dientes, que te calla tu voz y donde palpitan tus pensamientos de golpe, sin oxigeno.
  • La voluntad es frágil como el mosto porque una vez fermenta y se convierte en vino estás perdida. En una pizca de pocos instantes tus ánimos pueden alterarse de tal manera que acabas haciendo justo lo contrario de lo que quieres hacer.
  • La sorpresa estalla como el corcho de una botella de champán, sonoramente contra mis heridas y siento en mi nariz como las burbujas petan, una a una.
  • La excitación es como un cóctel de licores y frutas jugosas que te endulzan y te empapan en donde sólo hay cabida para el deseo.

Las partículas comparativas

  • Como
  • Tan…  como
  • Tanto como
  • Más… que
  • Menos… que
  • Igual que
  • De modo semejante
  • Con… de
  • Cual

 

Verbos comparativos

  • Parecer, (a)semejar
  • Parecerse, (a)semejarse