Tormenta de deseo

Dos días infinitos sin ti

enredados en mi mente,

el cofre se partió en dos,

dejé de existir

intenté buscarme en las estrellas

pero ellas ya habían dejado de brillar.

Sólo oscuridad:

después de la tormenta viene la calma.

Los recuerdos vencieron el olvido.

Olvidar es morir: morir sin haber vivido.

Los recuerdos vencieron el olvido.

Por eso he vuelto;

para que estalle la tormenta del deseo,

para amarte sin frenos,

el viento nos acariciará en la dulce brisa de la vida,

el mar lamerá nuestras heridas aunque la sal nos duela,

somos dos almas gemelas luchando en este juego del amor.

El universo nos acompañará en nuestro viaje

y con nuestra pasión,

eclipsaremos la luna y las estrellas para que no haya testigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s