A la tercera, comento a Lorca

El autor del tercer poema que he publicado en mi página de Facebook es de Federico García Lorca. Lo habías adivinado… ¿verdad? Si lo sabéis, no os dé corte escribirlo. Si os equivocáis, no pasa nada… Podemos volver a jugar a las adivinanzas…

Gacela del niño muerto forma parte de Diván de Tamarit, un poemario inspirado en la poesía arabigo andaluza que Federico García Lorca empezó a escribir antes de 1931 y acabó antes del verano de 1935. La obra se publicó en 1936, poco antes de su muerte.

El TEMA del poema es la muerte física y metafórica referida a la pérdida de la infancia de un niño cuando llega a la edad adulta.

El poema se inicia com la anáfora “Todas las tardes” que se repite tres veces en los tres primeros versos para mostrar el infinito. El “niño” es una metáfora del presente de cada día y de la potencialidad del futuro. El agua es una metáfora de la vida y queda personificada con el verbo “se sienta a conversar”, que nos indica que esta estrofa está estancada com a símbolo de la muerte. La muerte del infante se inscribe como un acontecimiento monótono y repetitivo, en este momento privilegiado que los granadinos se reúnen para hablar.

La segunda estrofa contiene elementos alados como símbolo de la purificación. Las “alas de musgo” que llevan a los muertos nos indican el paso del tiempo y al contener elementos terrestres desvaforecen la elevación. Los vientos que se mueven sobre las torres de la ciudad se describen como dos faisanes marcados con los adjetivos “nublado” y “limpio”. Podemos apreciar una antítesis entre estos dos adjetivos. El “viento nublado” podría hacer referencia al Viento del Sur o pasión sexual y el “Viento Limpio” podría hacer referencia al Aire del Norte o mensajero de la muerte. Estos dos vientos nos anuncian que algún cambio se producirá. Este cambio es que el niño se ha convertido en “muchacho” en esta estrofa ya ha pasado el tiempo y está herido al comenzar el día. En este nuevo niño que muere coexiste la amistad y el día mediante la metáfora atributiva se convierte en un “muchacho herido”.

La tercera estrofa se inicia con la anáfora “no quedaba en…”. Lorca se sirve de los símbolos de la “alondra” y de la “nube” para indicarnos que en esta estrofa ya no queda ni rastro de ningún elemento alado. Las “grutas del vino” las podemos ver como un símbolo de la existencia del placer, donde se encuentra el niño amado. Pero en el momento de la fusión, el aire y la tierra se han quedado solos; sin el vuelo de la alondra y su canto alegre. El destino de la triple identidad niño-amado-día será la de realizar un movimiento de descenso y no de elevación. El río es aquí un símbolo de fertilidad, muerte y renovación. El niño se ahoga, siguiendo el mismo camino que el día: es una muerte crepuscular.

En la última estrofa podemos ver como empieza este descenso. El agua de gran caudal como lo demuestra el adjetivo “gigante” cae desde gran altura, destrozándolo todo. El agua granadina de Lorca la tenemos que considerar agresiva y letal en este poema. Se lleva a los perros que serían un símbolo de guardianes del niño y los lirios que son un símbolo de dolor, muerte y sufrimiento pero también de dulzura. En el último verso tan solo queda el cuerpo del niño ya muerto convertido en un arcángel que lo podemos considerar como un intermediario entre lo divino y lo humano. El adjetivo “frío” se usa para intensificar la idea de la muerte. La “sombra violeta” indica que el día se está acabando. El cuerpo de este niño permanece en el lugar por excelencia del encuentro amoroso en la obra lorquiana: la orilla.

Por lo que hace referencia a la MÉTRICA, este poema es una gacela que es un género literario lírico propio de las literarturas árabes, persas y turcas. En este poema Lorca abandona la métrica tradicional y usa el verso libre preferentemente.

En CONCLUSIÓN, este poema está lleno de imágenes que evocan la muerte de una manera explícita. Podemos observar como en la Gacela del niño muerto existen tres perspectivas relacionadas con la muerte en el agua: la muerte de la infancia, víctima del paso del tiempo; la caída del día y el ahogo amoroso. Este tema se convirtió en recurrente en muchos poemas de Lorca como “Niña ahogada en un pozo” o la “Casida del herido por el agua”.

CAM00102

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s