La otra mitad silenciada

En esta opinión, os explicaré cómo me siento en mi tierra. Desamparada y silenciada serían dos palabras, que podrían definirme en los últimos años.

Se tiene que ser valiente para decir que te sientes española y catalana; o catalana y española en la actualidad. Porque en mi caso, el orden de factores no altera el producto, y tampoco me siento más de uno, que de lo otro. Podríamos decir que ambos términos están empatados.

Desde tiempos del ex presidente Mas, que tuvo la idea de dividir a Cataluña, y enfrontar a la sociedad, que lo vivo. Desde el principio, y desde el 9N, en el que pude experimentar cómo alguien de mi entorno cercano, llamaba a mi puerta para preguntar sobre mis ideas políticas; me asombré de lo fácil que era poner una cruz en mi nombre y señalarme como “mala patriota”, que supongo que era lo que buscaban para hacer un “censo” ficticio para poder ir a “votar”. Me mordí los labios y no abrí la puerta, pero me sentí muy atacada. Preferí callar antes que enfrentarme a esa persona. No sé si por miedo, cobardía, o para continuar con la paz vecinal. Después, tuve que ver y aguantar durante días, cómo se habían apoderado del mobiliario urbano, pagado con los impuestos de todos, para usarlos con fines partidistas. Me dio asco, y sentí incluso ira, cosa que me asustó.

Si no estás con ellos; estás contra ellos, piensan. Y no, no es que esté contra ellos, pero no me creo las falacias, que han montado para construir un “país” hecho a su medida, excluyendo y solo gobernando para ellos. Vivimos en la dictadura nacionalista, que intenta independizarse del resto, y ya estoy cansada. Sí, creo que hastío es la palabra que mejor define mi estado de ánimo de hoy.

Ahora, nos llevan a otro montaje suyo. Lo llaman 1-O, y todavía quedan unos meses para continuar desafiando a España. Me da vergüenza ajena, no piensan en los ciudadanos y mucho menos en la convivencia. Yo nací en esta tierra, y para mí la democracia no es intentar saltarse la constitución española a la torera. Los ciudadanos merecemos respeto y quién sea presidente y su equipo cumplan la ley y, quién gobierne, lo haga para todos.

Una española catalana

Imagen Creative Commons de Constanza Hernández Moreno en FlickR

Un café a las seis, una breve novela que creará huella en ti

Hace tiempo que no escribo la reseña de ningún libro, aunque continúe leyendo, pero en esta ocasión haré una excepción, porque la novela de la que os hablaré lo merece.

La semana pasada Pilar Muñoz Álamo publicó nueva novela en Amazon, “Un café a las seis”. No dudé en comprarla. Las palabras que la acompañaban me invitaban a leerla y, sabiendo que quién la escribía no me defraudaría. Ya me había acompañado con el libro de relatos de “Ellas también viven” y con “Los colores de una vida gris”.

Ha sido así. Las palabras de Pilar te envuelven, vibrarás con ellas, y dejas que te transporten a la emoción absoluta. Son ellas las que te guían y te hacen identificarte con la protagonista Raquel y con otros personajes de esta breve novela.

Se hace corta, te absorbe, pero fui descansando entre capítulo y capítulo para reflexionar, porque tenía ante mí, un pedazo del corazón de la autora a la que admiro, y no quería que se acabara. Por eso la retuve en el Kindle y, cuando llegué al clímax, me dejé trasportar a ese inesperado desenlace, que hace que la novela cree una huella en el corazón del lector. No podía ser de otra forma.

Raquel se dispone a acudir a una cita de compañeros de promoción organizada por su amiga Lourdes después de 25 años, aunque en el fondo siente que no debería ir; una parte del pasado, que no la ha dejado vivir en paz, podría estar esperándola en el hotel donde tendrá lugar la celebración.
Ansía ese encuentro tanto como lo teme. Porque aquello de lo que ha estado alimentándose a lo largo de su vida podría dejar de ser real. O atraparla para siempre.
Unas veces, no podemos huir del pasado. Otras, no deseamos escapar de él.

Gracias Pilar por contarnos esta bella historia, por invitarnos a la reflexión.

 

La autora, Pilar Muñoz, con su libro que también puede comprarse en formato papel,