Un mito poético en escena

¡Muy buenos días!

El poema que publiqué la semana pasada en la página de Facebook es de Garcilaso de la Vega. Sí, he retrocedido al siglo XVI. Estoy en el Renacimiento de nuestras letras. ¿Os ha gustado esa escena mitológica?
Es de tradición italiana y el autor intentaba imitar lo que se hacía en Italia para que la lengua castellana fuera equivalente a las formas clásicas y humanísticas.
El poema es un SONETO, que es la forma básica de la nueva poética en España. Decía así:

Hermosas ninfas, que en el rio metidas,
contentas habitáis en las moradas
de relucientes piedras fabricadas
y en columnas de vidrio sostenidas,

agora estéis labrando embebecidas
o tejiendo las telas delicadas,
agora unas con otras apartadas
contándoos los amores y las vidas:

dejad un rato la labor, alzando
vuestras rubias cabezas a mirarme,
y no os detendréis mucho según ando,

que no podréis de lástima escucharme,
o convertido en agua aquí llorando,
podréis allá despacio consolarme.

En el poema, Garcilaso se dirige a las ninfas para que le escuchen e interrumpan sus ocupaciones. El poeta las invita a que se compadezcan de su dolor.
En las dos primeras estrofas, el autor nos presenta el tema del poema. Nos describe a las ninfas, dónde viven y qué hacen en ese instante en el que las interrumpe.
En la tercera estrofa, les sugiere que dejen “un rato la labor”. Fijaros que en el verso “No os detendréis mucho según ando”, Garcilaso nos advierte que la vida de las ninfas es mucho más larga que la de él. El verbo andar hace referencia a la vida del yo poético. Por ello, aunque las ninfas lo miren y lo consuelen, no se detendrán por mucho tiempo, porque vivirán mucho más que el autor.
En la última estrofa, el autor se acaba fundiendo en agua con sus lloros: “convertido en agua aquí llorando”. Es una petición, pues no sabemos si las ninfas se acaban apiadando de su dolor.

Espero que os haya gustado esa entrada. A mí me ha servido para situarme y recordar épocas pasadas. No tenemos que olvidar a los clásicos, porque son una base muy importante y esencial de nuestra lengua y literatura.
¡Hasta el domingo que viene! Os espero con un nuevo poema por si lo queréis adivinar.

Anuncios

Mi alma pobre y fría al calor de la limosna

El poema que publiqué el domingo pasado en mi página de Facebook es de Fernando Pessoa, que nació en Lisboa en 1888.

El poema es simple de entender en su estructura y directo.

 

No quiero rosas mientras haya rosas.

Las quiero cuando no las pueda haber.

¿Qué he de hacer con las cosas

que puede cualquier mano coger?

 

Sólo quiero la noche si la aurora

la diluye en azul y rosicler.

Lo que mi alma ignora

es lo que quiero poseer.

 

¿Para qué?… De saberlo, nunca haría

versos para decir que no lo sé.

Siento a mi alma pobre y fría…

¿Con qué limosna la calentaré?

 

En la primera estrofa, el poeta no quiere rosas cuando éstas sean las típicas del tiempo, cuando lo normal sea tenerlas en un jardín, sino que anhela tenerlas, cuando no sea posible (por razones de clima, por ser difícil, inalcanzable, etc). De esa manera, nos lanza una pregunta que le cambia su estado de ánimo, ¿qué ha de hacer si cualquiera puede coger esas rosas? No son rosas especiales, sino que están al alcance de cualquier mano y las puede tratar de de diferentes maneras; buenas o malas, aquí el autor no entra.

En la segunda estrofa el poeta entra en un debate interior. Su estado de ánimo establece condiciones, únicamente quiere la noche si el alba se diluye en dos colores: azul y rosa claro y suave (rosicler). Quiere que las noches conduzcan a un amanecer suave, a otro nuevo día, sin sobresaltos ni colores fuertes en el cielo (¿tormentas?¿ventoleras?). Pero todavía ignora lo que quiere poseer.

En la tercera estrofa, Pessoa se sincera y nos confiesa que duda de todo y que no lo sabe a ciencia cierta. Si supiera lo que tiene que poseer, no escribiría poesía. Su alma la siente pobre y fría. Dos adjetivos que nos pueden hacer reflexionar.

Y la última pregunta retórica, con la que finaliza el poema, no obtiene respuesta lo que hace entender que continuará escribiendo poesía y que no encontrará solución para sus preguntas. ¿Con qué sobra (limosna) calentará su alma fría?

Opinión personal:

Es un pequeño libro, que compré en la universidad, y que todavía no me había leído. Estos días revueltos, continúo con la poesía ya que la veo como una forma de sanar mi alma, a través de sus palabras.

El sábado pasado abrí este libro al azar ante la diversidad de mi biblioteca, y reparé en este bello poema. Por eso decidí compartirlo con todos vosotros. No os perdáis las próximas adivinanzas. El próximo domingo, colgaré otro poema. A ver si lo adivináis.

Para tu libertad bastan mi corazón latiendo y mis alas volando

¡Hola, buenos días!

Los que me seguís por la pagina de Facebook, ya sabréis que este año he decidido continuar con las adivinanzas a través de los poemas. Participar es sencillo: serán dos poemas al mes. Colgaré el primer domingo del mes y el tercero, un poema entero, sin poner el nombre del autor. Me gustaría que imaginarais quién puede escribir esos bellos versos. La única condición es que no uséis el Dr Google para buscar la solución. Dejad que vuestra imaginación fluya, si no sabéis el autor preciso, al menos, lo podéis ubicar en una época de la historia…
El segundo domingo, y el cuarto; pondré las soluciones en una entrada del blog, haciendo un pequeño comentario de texto del mismo. Será un comentario personal ya que a parte de que será como siempre subjetivo, os explicaré algo de mí, de mi historia literaria con ese poema, si la tuvo, de mis impresiones… etc.
Una vez publique las entradas, las enlazaré en la sección nueva que he creado: “Adivina, adivinanza” para tal fin.

Espero vuestros comentarios, no os cortéis y si os equivocáis, no pasa nada; de los errores, se aprende.

¿Preparados? Pues empezamos…

El autor del poema que publiqué es de NERUDA. Me diréis qué fijación tienes por ese autor, si el año pasado también publicaste otro poema del mismo autor. Bueno, son tiempos revueltos los que corren a mi alrededor y, creí que el poema que colgué, reflejaba el momento “histórico” que estamos viviendo en Cataluña. Vamos, que le viene como anillo al dedo, sin pensar que el compromiso es una manera de restar libertad a la otra persona. 😉

El poema decía así:

Para mi corazón basta tu pecho,
para tu libertad bastan tus alas.
Desde mi boca llegará hasta el cielo
lo que estaba dormido sobre tu alma.

Es en ti la ilusión de cada día.
Llegas como el rocío a las corolas.
Socavas el horizonte con tu ausencia.
Eternamente en fuga como la ola.

He dicho que cantabas con el viento
como los pinos y como los mástiles.
Como ellos eres alta y taciturna.
Y entristeces de pronto, como un viaje.

Acogedora como un viejo camino.
Te pueblan ecos y voces nostálgicas.
Yo desperté y a veces emigran y huyen
pájaros que dormían en tu alma.

La temática del poema es la tierra cuando se acaba la libertad. El yo poético es un pájaro que emigra.

Sí, Neruda, se reencarna en un pájaro para huir y volar. Con la hipérbole, “Desde mi boca llegará hasta el cielo” y, con la segunda estrofa, que afecta a la naturaleza y a lo inalcanzable. Esta frase está en futuro, porque es un anhelo del poeta, un deseo para despertar lo dormido de su tierra, y poder liberarla.

Se compara  la tristeza con “un viaje”; es el fin, el autor toma lejanía y llega a su nuevo destino.

Fijaros en los tiempos verbales del poema: se usa el presente, se usa el pasado, y se usa el futuro. Son una de las clave para intentar descifrar lo que ocurre en un poema.

“Te pueblan ecos y voces nostálgicas”, habla de las voces exiliadas, que desde una nueva tierra añoran su patria.

***

La edición del libro de poesía donde os comento este poema, le tengo un especial cariño. Fue el primer libro que compré cuando llegué a la universidad. No sé si os lo he comentado, pero solía gastarme el dinero de las pagas semanales en libros. Prefería eso, a otros “caprichos”.
Me compré una edición que me costó 350 pesetas y con ella aquel mes de septiembre se iniciaba una nueva colección “Mitos de poesía” de Mondadori. Después de este primer contacto, adquirí varios volúmenes de la misma colección. Eran pequeños libros que casi no pesaban y podías llevar a cualquier lugar mientras alimentaban tu alma.

De color rojo, “Poesía de amor” de Neruda y una frase: “La besé tantas veces bajo el cielo infinito” en su portada.

Y en la parte de atrás otros versos: “Desnuda eres tan simple como una de tus manos, lisa, terrestre, mínima, redonda, transparente” haciendo referencia a la poesía íntima. ¿Nos desnudamos a versos? La sinceridad hoy en día abunda poco, porque se le tiene miedo.

Mis mejores deseos para ese domingo que se avecina genial. Espero que os haya gustado esa entrada. El próximo domingo, os escribiré otro poema para que adivinéis quién es su autor.

A la tercera, comento a Lorca

El autor del tercer poema que he publicado en mi página de Facebook es de Federico García Lorca. Lo habías adivinado… ¿verdad? Si lo sabéis, no os dé corte escribirlo. Si os equivocáis, no pasa nada… Podemos volver a jugar a las adivinanzas…

Gacela del niño muerto forma parte de Diván de Tamarit, un poemario inspirado en la poesía arabigo andaluza que Federico García Lorca empezó a escribir antes de 1931 y acabó antes del verano de 1935. La obra se publicó en 1936, poco antes de su muerte.

El TEMA del poema es la muerte física y metafórica referida a la pérdida de la infancia de un niño cuando llega a la edad adulta.

El poema se inicia com la anáfora “Todas las tardes” que se repite tres veces en los tres primeros versos para mostrar el infinito. El “niño” es una metáfora del presente de cada día y de la potencialidad del futuro. El agua es una metáfora de la vida y queda personificada con el verbo “se sienta a conversar”, que nos indica que esta estrofa está estancada com a símbolo de la muerte. La muerte del infante se inscribe como un acontecimiento monótono y repetitivo, en este momento privilegiado que los granadinos se reúnen para hablar.

La segunda estrofa contiene elementos alados como símbolo de la purificación. Las “alas de musgo” que llevan a los muertos nos indican el paso del tiempo y al contener elementos terrestres desvaforecen la elevación. Los vientos que se mueven sobre las torres de la ciudad se describen como dos faisanes marcados con los adjetivos “nublado” y “limpio”. Podemos apreciar una antítesis entre estos dos adjetivos. El “viento nublado” podría hacer referencia al Viento del Sur o pasión sexual y el “Viento Limpio” podría hacer referencia al Aire del Norte o mensajero de la muerte. Estos dos vientos nos anuncian que algún cambio se producirá. Este cambio es que el niño se ha convertido en “muchacho” en esta estrofa ya ha pasado el tiempo y está herido al comenzar el día. En este nuevo niño que muere coexiste la amistad y el día mediante la metáfora atributiva se convierte en un “muchacho herido”.

La tercera estrofa se inicia con la anáfora “no quedaba en…”. Lorca se sirve de los símbolos de la “alondra” y de la “nube” para indicarnos que en esta estrofa ya no queda ni rastro de ningún elemento alado. Las “grutas del vino” las podemos ver como un símbolo de la existencia del placer, donde se encuentra el niño amado. Pero en el momento de la fusión, el aire y la tierra se han quedado solos; sin el vuelo de la alondra y su canto alegre. El destino de la triple identidad niño-amado-día será la de realizar un movimiento de descenso y no de elevación. El río es aquí un símbolo de fertilidad, muerte y renovación. El niño se ahoga, siguiendo el mismo camino que el día: es una muerte crepuscular.

En la última estrofa podemos ver como empieza este descenso. El agua de gran caudal como lo demuestra el adjetivo “gigante” cae desde gran altura, destrozándolo todo. El agua granadina de Lorca la tenemos que considerar agresiva y letal en este poema. Se lleva a los perros que serían un símbolo de guardianes del niño y los lirios que son un símbolo de dolor, muerte y sufrimiento pero también de dulzura. En el último verso tan solo queda el cuerpo del niño ya muerto convertido en un arcángel que lo podemos considerar como un intermediario entre lo divino y lo humano. El adjetivo “frío” se usa para intensificar la idea de la muerte. La “sombra violeta” indica que el día se está acabando. El cuerpo de este niño permanece en el lugar por excelencia del encuentro amoroso en la obra lorquiana: la orilla.

Por lo que hace referencia a la MÉTRICA, este poema es una gacela que es un género literario lírico propio de las literarturas árabes, persas y turcas. En este poema Lorca abandona la métrica tradicional y usa el verso libre preferentemente.

En CONCLUSIÓN, este poema está lleno de imágenes que evocan la muerte de una manera explícita. Podemos observar como en la Gacela del niño muerto existen tres perspectivas relacionadas con la muerte en el agua: la muerte de la infancia, víctima del paso del tiempo; la caída del día y el ahogo amoroso. Este tema se convirtió en recurrente en muchos poemas de Lorca como “Niña ahogada en un pozo” o la “Casida del herido por el agua”.

CAM00102

Besando entre el ayer y el hoy

¡Buenos días!

El autor del segundo poema que he publicado en mi página de Facebook es de Pedro Salinas. Lo habías adivinado… ¿verdad? Si lo sabéis, no os dé corte escribirlo. Si os equivocáis, no pasa nada… Podemos volver a jugar a las adivinanzas…

Rondaba el 1997 cuando descubrí a Pedro Salinas en clases de COU, porque es un autor que me entró en selectividad y que comenté. La verdad es que me encantaba su poesía, sencilla, y a la vez tan trascendental.

En este poema podemos apreciar una lucha entre el ayer y el hoy. ¿Habéis intentado atrapar un beso del ayer en vuestra memoria recordándolo? ¿A qué sabe lo efímero, lo inalcanzable? ¡Es tan corto el amor! El beso dura tanto como un relámpago, qué comparación más corta. Su recuerdo navega en la memoria del yo poético a la velocidad de la luz… Ufff, qué rápido, da hasta vértigo…

Atención al último verso: “te estoy besando más lejos”. El autor no besa unos labios carnosos, no. Besa el recuerdo de un ayer: un milagro que dura lo que él elige y puede quizás recrearse en “las bocas juntas del beso que se besaron”.

Ni qué decir que me encanta ese poema. Seguimos con los poemas, adivinando, participando, sintiendo, aprendiendo.

¡Hasta la vista!

 

5131429747_287b715e52_o

Imagen Creative Commons, “Beso al vacío” de Camila Mojica en FlickR

 

PLEASE REMEMBER:

La boina gris de una mujer y un recuerdo

¡Buenas noches!

Quienes hace tiempo que me seguís por la blogoesfera ya sabéis de mi afición precoz a la literatura.

Cree este blog en el año 2008, pero llevo escribiendo desde los 8 años: inventándome mis historias y mis fantasías.

Hoy tengo algo que contaros. Este mes de julio acabé la carrera de Multimedia, estudios que empecé cuando todavía no estaban homologados, y ahora, después de Bolonia por fin homologaron, me reciclé, porque quedaban unas asiganturillas para obtener el título oficial. De hecho, en los últimos años ha habido una revolución en cuanto a Internet se refiere. Cuando empecé la carrera, en el año 2001 no existían los smartphones, ni las redes sociales, y mucho menos el Internet de las cosas. Si miras atrás, da un poco de vértigo esta sociedad tan cambiante que mira hacia la robótica y los drones.

Me pregunto qué quedará de la literatura, hacia dónde vamos, si cada vez los que nos gobiernan les interesa menos que pensemos por nosotros mismos. (Lo demuestran continuamente, quitando del plan de estudios asignaturas como la filosofía (amigo del saber), el latín (tomar conciencia de lo clásico), por no decir de lecturas “obligatorias” que van restando in crescendo.

Ahora que dispongo un poco más de tiempo, seguiré con algunos proyectos que tengo en mente. De momento, intentaré jugar a las adivinanzas con vosotros. Podéis participar todos los que me seguís a través de Facebook o Twitter, Google+, etc. Cada día (si puedo y la salud me permite), pondré una simple estrofa de un poema (anunciando de cuántas estrofas lo componen). Una estrofa diaria y tenéis que adivinar quién es el autor. Para jugar y no hacer trampas, dejaremos de preguntar por una vez al Doctor Google para saber la solución. Dejad que vuestra imaginación vuele, poneros en la piel del escritor y pensad quién puede ser quien escribiera esas líneas y de qué época hacen referencia pues tocaré diferentes estilos y épocas de la historia.

Eso es lo que aprendí con el poema que os he copiado esta semana en la página de Facebook. La solución és la siguiente: Es de NERUDA. Corría 1997 y yo cursaba 3º BUP. Mi profe de lite española, la “Barbie”, como era conocida, nos lo puso en la clase. Me gustó la sonoridad e intenté comentarlo. Esa profesora es la que me enseñó a hacer los primers comentarios de texto. Se tenía que notar que habíamos elegido letras puras. Se respiraba nivel en la clase, y entre todos, intentábamos descifrar las metáforas, y las imágenes ocultas de un poema.

¡Ay boina gris, metáfora de mujer. ¡Ay la muerte de un recuerdo! !Ay antítesis de muerte vs vida!

Hay enfermedad en mi rostro, porque veo el final del otoño oscuro caer. No obstante, el presente se presenta incierto (de humo). Desde la distancia y a través del recuerdo de la trempana literatura, renacerás girando en mi alma.

¡Buenas noches a tod@s! Apuntaros a los comentarios de texto. La poesía se lleva en el alma, en la piel más honda, en el corazón.

¡Un beso! Me encuentro en paz después de soltar lo que llevaba años pensando.

paraescribir

Marta: videopoema i comentari

Onada d’aquarel·la l’ànima,

de freda boira guarnida,

glaçada maror afligida

d’agitada pugna arraulida.

 

Calmada i tancada, la teva mar

Mediterrània, no engolia tristesa,

ni l’ombra dels cristalls salats,

rosecs interns de tempesta.

 

Corbes et portaren a l’exili,

a terres àrides, daurades i tan planes

sinó fos per la cima del campanar

amb llur cigonya de vols pausats.

 

Ponent enllà, per fi, la mar perduda

on afloren rams abismals d’ones,

darrer paradís del Cap de Fisterra

colpejant, escumoses, penya-segats.

 

La marea viva s’empassa un glop de sal;

el teu mar profund, Marta, de llàgrimes

al vent com valls de perles,

fonent-se al lament de les gavines.

 

I és l’horitzó, foc d’encenalls,

qui et desperta la llar d’espurnes

roges, volcà de l’ànima encesa,

consumida, pelegrina, al bram de l’oceà.

 

Són vieires d’estels immigrats

les obscures roques

dels teus sentiments alleujats;

fina sorra entre les cames.

Comentari del poema:

Poema sobre l’evolució dels sentiments de la protagonista femenina Marta gràcies a la mar.

Són 28 versos com tots els del recull “Corbes de sang”.

El significat de cada estrofa és el següent, anem a pams:

Onada d’aquarel•la l’ànima,
de freda boira guarnida,
glaçada maror afligida
d’agitada pugna arraulida.

En aquesta estrofa se’ns presenta l’ànima de la protagonista que està molt freda, trista i confusa. La boira és la que indica aquest sentiment de confusió. Aquesta ànima té una lluita interna però no se’n pot sortir per això resta arraulida.

Calmada i tancada, la teva mar
Mediterrània, no engolia tristesa,
ni l’ombra dels cristalls salats,
rosecs interns de tempesta.

Ens situa la protagonista en un indret de la geografia espanyola, tocant el mar Mediterrani que és descrit com un mar calmat i tancat, incapaç d’alleugerir la tristesa de la protagonista. L’ombra dels cristalls salats són les llàgrimes i els rosecs interns de tempesta continua sent la lluita interna que té la Marta.

Corbes et portaren a l’exili,
a terres àrides, daurades i tan planes
sinó fos per la cima del campanar
amb llur cigonya de vols pausats.

Aquesta estrofa s’inicia amb la paraula “Corbes” seguint la tònica del recull “Corbes de sang”. Aquí són les corbes d’una carretera que condueixen a Marta a un altre indret. És descrit el paisatge de Castella. El símbol del campanar típic de la zona amb la seva cigonya de vols pausats perquè el poema insinua amb aquestes paraules que a la protagonista li costa quedar-se embarassada.

Ponent enllà, per fi, la mar perduda
on afloren rams abismals d’ones,
darrer paradís del Cap de Fisterra
colpejant, escumoses, penya-segats.

Per fi la protagonista arriba al lloc on volia anar, a l’oceà Atlàntic i ho fa anant a Galícia, al cap de Fisterra. Aquest mar és ben diferent al Mediterrani, és brau i té molta força i fúria.

La marea viva s’empassa un glop de sal;
el teu mar profund, Marta, de llàgrimes
al vent com valls de perles,
fonent-se al lament de les gavines.

Aquí és on el mar s’uneix a la protagonista que ja se la presenta amb el seu nom: Marta, que és un nom que significa “femení de la mar”. El mar aspira el dolor de la dona, “el seu glop de sal”que no deixa de ser un mar profund de sentiments que ja s’han descrit en la primera estrofa. Apareix el símbol de la gavina, típic de la zona gallega, els plors de la Marta es fonen amb els gemecs de les gavines.

I és l’horitzó, foc d’encenalls,
qui et desperta la llar d’espurnes
roges, volcà de l’ànima encesa,
consumida, pelegrina, al bram de l’oceà.

En aquesta estrofa la Marta és una pelegrina que ha fet el camí de Santiago i ha acabat a la “Costa de la Mort” per a finalitzar el seu viatge. Assistim en aquesta estrofa a una tradició que consisteix en cremar alguna peça de roba que s’ha portat durant tota la peregrinació. Hi ha una cremada metafòrica de l’ànima de la Marta, de la seva profunda tristesa que l’ha acompanyat durant tot el viatge. L’oceà li apaga les seves flames amb el seu bram.

Són vieires d’estels immigrats
les obscures roques
dels teus sentiments alleujats;
fina sorra entre les cames.

Per últim veiem com hi ha una evolució dels sentiments. Finalment, la Marta ha trobat alleujament. L’antítesi entre “obscures roques” i “fina sorra” així ho demostra.