El chico de la gabardina

Para él, vestirse con una gabardina era una novedad. Para ella, materializar su amor en un ascensor, ganar la batalla a su seguridad. No se conocían previamente. Simplemente habían coincidido en el mismo lugar a la misma hora. Ella lo eligió de entre todos, por aquella vestimenta gris que le daba un aire serio y de misterio, y quiso probarlo primero. Si su intuición no fallaba, tenía ante ella un buen amante. Como para pasarlo por alto. Le atacó, besándolo en el cuello con deseo y mucha pasión. Él se dejó llevar. Siempre que iba a un casting, se tomaba previamente una pastilla para poder hablar en público. Esta no era una excepción, y se sintió relajado y lleno de profundas ganas de comerse aquella mujer que lo besaba. Contratacó con sus labios voraces de carne nueva.

No tenían nada más que aquel instante; un regalo del destino. Les sobraban las palabras.

Aprovecharían el momento dando fruto a su deseo. Con prisa se desnudaron, porque los minutos corrían, y quedaban pocas plantas para llegar al ático de aquel rascacielos.

Él la penetró con cautela. Ella intensificó el ritmo. Ni él, ni ella sabían en el momento preciso en que se abrirían las puertas. Cuando el ascensor emitió el último sonido, ella bloqueó las puertas para ralentizar el instante, y llegar al orgasmo. Él nunca olvidaría su cara de placer.

***

Se oían voces en el exterior:

¿A qué hora era la prueba? —pregunta el cámara.

A las diez —contesta el primer chico de la fila.

La Señora Vásquez se retrasa. ¡Qué raro! Suele ser muy puntual.

¿No te has fijado que el ascensor se ha atascado? Lleva en la penúltima planta desde hace rato —comenta otro chico de la fila.

Sí, es verdad —comprueba el cámara.

Mira, parece que vuelve a estar en movimento —dice otra persona señalando el ascensor.

Segundos después, se abre la puerta del ascensor. Ella con el pelo algo revuelto, con menos carmín en los labios de lo habitual, y con mirada pícara. Él con la gabardina algo arrugada, relajado, y con cara de no haber roto nunca un plato.

Parece que hoy está de buen humor —susurra el cámara.

Confío en tí —le dice la Señora Vásquez al chico de la gabardina, y le da una palmadita en su trasero con disimulo.

La Señora Vásquez observa la gran fila que le espera. Muchas horas al día para descubrir nuevos talentos en el campo de la interpretación. Hoy le entran ganas de bostezar, pero las reprime como puede. Solo quería ensayar una vida irreal e imperfecta por unos momentos. Tanto orden en la suya, la abruma; cumplir un horario estricto cada día. El chico de la gabardina se ha colocado en la última posición de la fila.

Hoy vamos a empezar por el final… —comienza la Señora Vásquez haciendo señas al cámara y al chico de la gabardina.

El chico de la gabardina se desprende de la vestimenta por exigencias del guión. La Señora Vásquez piensa que sin gabardina, el chico se convierte en uno más del montón, y se la hace volver a poner otra vez.

Total, para un anuncio de fruta, solo hace falta frescura —comenta el cámara entre dientes.

Después de repetir tres veces el eslogan de aquella marca de plátanos de Canarias, con gabardina y simulando un día de lluvia, la Señora Vásquez se da por satisfecha, y le guiña el ojo al chico que le alimenta sus fantasías.

Ya hay bastante por hoy. Estás contratado —comenta ante la mirada del cámara que le mira incrédulo.

¿Lo habéis oído? —dice el cámara dirigiéndose a las personas de la fila, una vez ha procesado la información de su jefa.

La fila se disipa poco a poco hacia el ascensor entre protestas de los asistentes. Van bajando por turnos ordenados, de seis en seis.

La Señora Vásquez se queda con el chico de la gabardina para el final.

¿Repetimos? —le dice una vez han subido los dos solos en el ascensor-.

No es lo mismo para el chico, porque ahora ya no son dos desconocidos. El chico sabe que ella es su jefa. Tanta tensión, le ofusca y se siente como un animalito acorralado, pero intenta seguirle el juego. La llamarada de su sexo masculino, latente, así lo demuestra. La señora Vásquez vuelve a trabar las puertas del ascensor para descargar su orgasmo.

Se despiden sin palabras, con un beso largo, antes de que las puertas se abran.

***

Aquella noche, la señora Vásquez recibe una llamada telefónica del encargado de las cámaras de vigilancia del rascacielos donde trabaja. La sorpresa de la señora Vásquez es descomunal cuando recuerda que aquel último mes también instalaron cámaras en los ascensores. Tiene que soltar una cuantiosa suma de dinero de su cuenta corriente, si no quiere que el vídeo se difunda por la red. Acepta contrariada. Sería todo un escándalo que destrozaría su reputación y su familia.

***

Mamá, ¿por qué compras plátanos de Canarias? —le pregunta su hija al cabo de unos meses.

Desde las últimas semanas, todos los días, después de comer y como postre, la Señora Vásquez, se come un plátano que muerde delicadamente. Por unos momentos, entorna sus ojos y recuerda el fuego del ascensor, y su fantasía tan palpable, que se convirtió en realidad.

Lo ha adornado de excusas, que si tiene calambres que las piernas, que si necesita potasio, pero en realidad, es el recuerdo de aquel chico de la gabardina el que la obliga a consumir un plátano diario. A pesar de que los desaconsejan, y todavía no saber el por qué en todas las dietas que se dedican a contar calorías, la fruta le da energía para afrontar la tarde.

Hoy llueve. Se pone la gabardina, que le dio el chico como prenda, el último día en que la vio, después de rodar el anuncio publicitario. Deja que la vestimenta gris la envuelva. La huele en ese momento en que se el tiempo se detiene para ella, y comprende que, al final, aquel olor a ropa limpia y fresca, acabará desapareciendo por completo.

Acompaña a su hija al colegio de pago y se dirige hacia el rascacielos para cumplir su aburrida jornada laboral. Son las cinco en punto cuando pone los pies en su oficina. Hoy, nadie la espera.

Helena Sauras

Imagen Creative Commons de Roman Kruglov en FlickR